materiales en contacto con los alimentos

Materiales en contacto con los alimentos

Los materiales en contacto con los alimentos están regulados por estrictas normas europeas y nacionales que protegen la salud de los consumidores. Bien es cierto que el conocimiento que se tiene sobre cómo afectan determinados materiales a nuestra salud va evolucionando y, por lo tanto, estas normativas cambian. También hay una tendencia mucho más protectora actualmente que hace unos años y todo ello nos está llevando a replantear determinados usos.

Un caso relativamente reciente es la desaparición del PFOA de la composición de los revestimientos de PTFE. Más reciente todavía es la regulación europea que prohíbe el Bisphenol A (BPA) en determinados utensilios y que establece límites de migración de partículas en otros.

Pero sabido es que el mercado, a menudo, cambia y evoluciona mucho más rápido que las normas. Sucedió con el PFOA (nunca llegó a prohibirse, pero prácticamente ha desaparecido del mercado) y puede suceder con otros materiales en contacto con los alimentos que el cliente considere poco saludables.

Son casos en que la simple sospecha por parte de los consumidores, que desconfían de un producto, puede llegar a dar un vuelco radical al mercado… justificado o no. La familia que probablemente más esté en riesgo en este momento es la de los plásticos. Ya son muchas las propuestas para sustituir los recipientes de estos materiales (herméticos y tarros, fundamentalmente) por otros de vidrio, considerado un material completamente inocuo, que además no altera el sabor de los alimentos y es seguro en el microondas.

Cuando se trata de sustituir botellas (para llevar al trabajo o de excursión), aparece el vidrio, pero también el titanio y el acero inoxidable

Otro material que ha sido puesto en duda en ocasiones son los revestimientos antiadherentes. También aquí encontramos alternativas (hierro y acero inoxidable sin recubrimientos), aunque de momento se mantienen en un nivel residual en cuanto a ventas.

Los motivos pueden ser varios: su precio más elevado, en algunas ocasiones su elevado peso (hierro) o la comodidad que, en el fondo, supone el antiadherente. En cacerolas también existen las alternativas del acero inoxidable y del hierro colado.

En utensilios, vemos la aparición de opciones ‘eco’, como por ejemplo los de bambú. Y en los metales, se tiene especialmente en cuenta la ausencia de plomo, cromo o níquel. Otra cuestión que está en duda es el uso de bolsas de congelación e incluso de todo tipo de bolsas de plástico que entren en contacto con los alimentos.

Check Also

Directorio de empresas Afehc

Nueva edición del directorio de empresas de AFEHC

La Asociación de Fabricantes Españoles Exportadores de Equipamientos para Hostelería y Colectividades (AFEHC) presenta una …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro × 3 =

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies