herméticos araven

Araven reinventa sus herméticos

La firma aragonesa Araven, líder en el equipamiento para hostelería, vuelve a revolucionar el sector con su nueva gama de contenedores herméticos para alimentos, que incorporan nuevas y exclusivas mejoras en la higiene, seguridad y manejo del producto. La principal característica de los nuevos herméticos de la empresa es un nuevo sistema de cierre que un estudio del Grupo de Investigación en Alimentos de Origen Vegetal de la Universidad de Zaragoza (GIAOVE) ha comprobado que se alarga la vida útil de un alimento hasta un 25 % más que los cierres actualmente existentes.

Araven es marca de referencia para los profesionales de la hostelería con su amplia gama de productos diferenciales para equipar las cámaras de conservación y cocinas de todo tipo de establecimientos. Su producto “estrella” y más utilizado han sido los herméticos Araven –antes denominados ColorClip-, que llevan más de 30 años en el mercado y están presentes en las mejores cocinas profesionales. Solo el año pasado, se vendieron más de dos millones en todo el mundo. Con esta reinvención de uno de sus productos más demandados, la empresa demuestra una vez más cómo la labor de innovación es una de sus señas de identidad.

Nuevos contenedores

La nueva gama Araven ofrece contenedores herméticos con medidas GastroNorm, pensados especialmente para el profesional de la hostelería. Su diseño incluye numerosas ventajas para el cocinero; pero su principal característica es una tapa que permite hacer cierto vacío en el interior simplemente presionando desde el centro, lo que reduce la oxidación del alimento y garantiza una hermeticidad total, prolongando la duración del producto almacenado. “Conservan mejor y más tiempo”, resalta como lema la compañía.

La eficacia de este novedoso cierre ha sido comprobada por el GIAOVE en un análisis en el que se han comparado los nuevos envases de Araven con los de la propia empresa antes de introducir esta innovación. Se analizaron las diferencias en aspectos microbiológicos, físicos y sensoriales, como la textura o el olor, del alimento conservado y las conclusiones destacan que el nuevo envase “obtiene las mejores puntuaciones en todos los atributos analizados”.

Las mejoras en esta nueva generación de herméticos Araven se extienden también al etiquetado y control del producto que se conserva. Así, Manuel Rodríguez, responsable de Marketing de la Unidad de Hostelería de Araven, señala que se garantiza una correcta conservación de los alimentos “que cumplirá un doble objetivo: conservar los alimentos con todas las garantías higiénico sanitarias y mantener todas las propiedades organolépticas del alimento reduciendo el nivel de mermas y el deterioro, con un importante ahorro en costes para el profesional de la hostelería”.

Araven mejora la estanqueidad

La hermeticidad mejorada que ofrece el nuevo diseño se ha buscado garantizando a la vez su máxima funcionalidad en el uso profesional diario, seña de identidad de los productos de Araven. El doble labio en la tapa con canal de evacuación permite cerrar simplemente presionando desde el centro de la tapa en la dirección de la salida del aire; después a la hora de utilizar el producto una pestaña hace más fácil la apertura.

Además, se han introducido también novedades en la etiqueta permanente o el sistema de colores identificativos (ColorClip). Araven creó hace ya quince años la etiqueta integrada, una ficha incorporada en sus contenedores que reúne de forma clara y sencilla los datos necesarios para identificar el alimento conservado, asegurar unas Prácticas Correctas de Higiene y cumplir con la Normativa de Trazabilidad. Basta con escribir, con el rotulador Araven, en esta etiqueta datos como la fecha de elaboración y caducidad o procedencia. Este sistema no requiere pegar y despegar etiquetas de papel y no deja restos tras el lavado del hermético en el lavavajillas.

Mejor identificados

Ahora se presenta una nueva etiqueta mejorada, con un diseño con más espacio para la descripción del producto y más información en los campos de la ficha y en combinación con el sistema de ColorClip para la rápida identificación y clasificación sin errores de múltiples categorías y criterios de producto, facilitando así la gestión en los lugares de uso.

Los clips de colores, para marcar cada contenedor y su tapa, se han aumentado de cinco a siete. Así, se han sumado el blanco y el marrón a la gama ya existente (amarillo, azul, morado, rojo y verde). Este número permite por ejemplo clasificar la elaboración de cada día de la semana.

Los colores sirven, como ya era su función, para diferenciar por tipo de alimentos y así evitar contaminaciones cruzadas en la cocina profesional. Los nuevos ColorClip permiten marcar los contenedores con productos lácteos (clip blanco) y las carnes elaboradas y embutidos (marrón), sumándolos a los grupos ya existentes (azul para el pescado, verde para los vegetales, etc.) También, según las necesidades e intereses de cada establecimiento, se puede saber de un golpe de vista el área de trabajo, la línea de operación, el trabajador encargado, los alérgenos del alimento…

Normativa europea

Además, los herméticos de Araven cumplen todas las normativas europeas en materia higiénico-sanitaria y tienen la certificación de la National Sanitation Fundation. Están elaborados en polipropileno, libres de BPA, bisfenol A, un compuesto prohibido en países como Francia por sus posibles efectos tóxicos. Tienen una vida útil estimada de más de diez años, resisten temperaturas de entre 95 y -40º y están elaborados en materia prima 100% reciclable.

La efectividad del nuevo hermético ha sido demostrada en los laboratorios de la Universidad de Zaragoza examinando la conservación de un producto altamente perecedero como es la pechuga de pollo fileteada en crudo. En este experimento se repartió un lote de carne en cuatro herméticos: dos con el cierre antiguo, de 1,1 y 1,8 litros de capacidad, y otros dos de los mismos tamaños y con el cierre nuevo. Los cuatro envases se conservaron refrigerados durante una semana durante la que se analizaron los cambios en la población microbiana y el color y un grupo de catadores valoró el aspecto el aspecto global. Las conclusiones destacan que el nuevo cierre “supone un 25% más de tiempo para este tipo de alimentos”.

El análisis demostró las ventajas del cierre extractor de aire para garantizar no solo la salubridad, sino también otros aspectos fundamentales en la cocina profesional como el aspecto y la jugosidad. Manuel Rodríguez subraya que este estudio muestra “cómo un buen contenedor de conservación es un elemento imprescindible en una cocina, las propiedades de un buen alimento pueden deteriorarse por no conservarlo en el recipiente adecuado” y también certifica que los productos Araven “permiten conservar los alimentos con todas las garantías higiénico-alimentarias evitando su deterioro nocivo”. Pero además su diseño facilita aspectos tan fundamentales en la hostelería como la prevención de la contaminación cruzada.

Check Also

bolsas térmicas +d2

Nuevas bolsas térmicas frutales

+D2 presenta las bolsas térmicas frutales, que permiten tener la comida con la temperatura siempre …

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

uno × 2 =